Pasar al contenido principal

Blog

Los virus de las colmenas.

08 Oct 2021

Los virus son los seres vivos más pequeños. Constan tan solo de un material genético protegido por una envoltura. Viven a base de entrar en algunas células de otros organismos y sustituir por el suyo el material genético, de manera que esta pierde sus funciones y pone todos sus sistemas a fabricar nuevos virus, pereciendo finalmente.

Infectan todo tipo de seres vivos. Son sumamente pequeños, solo visibles con potentes microscopios electrónicos.

Se han descrito sobre las abejas un buen número de ellos, en todas las partes del mundo, como causantes de pérdidas. Lamentablemente no hay un método de lucha efectivo, cuando aparecen queda solo intentar eliminar las causas (malnutrición, varroa…) y cambiar las reinas de las colmenas afectadas lo antes posible, para eliminarlas del grupo de producción.

Varían con la época del año, son mucho más frecuentes en verano y otoño.

Están altamente ligados a la presencia de varroa, que, por un lado, los extiende con sus picadas, y, por otro, debilita el sistema inmunitario de las abejas parasitadas, haciéndolas más sensibles a la acción de estos. La deriva y el pillaje también los extienden de colmena a colmena. Y los intercambios de comida boca a boca de las abejas, y el canibalismo de las pupas defectuosas, también ayudan a su propagación dentro de una colmena.

En 2004 Tentcheva, analizando por PCR la presencia de 6 virus en de las abejas, las pupas, y las varroas de 36 colmenares repartidos por toda Francia, encontró:

PCR

En el 92 % de los colmenares había al menos 3 virus. Tan solo en un colmenar de una isla en la que no había varroa no se encontraron virus. 

Veamos los más importantes.

Virus de las pupas.

El más extendido y conocido es el de las alas dañadas, DWV, del que existen variantes más o menos virulentas. Se fija sobre el tejido de la pupa que va a dar lugar a las alas, provocando un mal desarrollo de estas en mayor o menor grado. Es fácilmente identificable sobre las abejas adultas que hayan sobrevivido a la metamorfosis.

Cuando se ven abejas afectadas en los panales es indicador de que hay un alto nivel de varroa. Las abejas afectadas con frecuencia salen de la colmena y pueden verse, vivas o muertas, en el suelo, alrededor de su colmena.

Las abejas atacadas no pueden pecorear, lo que contribuye a que la colonia pierda efectivos y perezca.

Muy raramente, en casos extremos de mala nutrición, pueden verse abejas afectadas sin la presencia de varroa.

Virus de las alas dañadas
Virus de las alas dañadas
Virus de las alas dañadas2
Virus de las alas dañadas

El siguiente virus de las pupas en importancia es el de la cría ensacada, SBV. Provoca la muerte de las pupas de abeja, afectando a su interior, pero no a su piel, lo que da una imagen de saco lleno de un líquido más o menos pastoso sucio, de color marrón.

Hasta hace pocos años las pupas muertas por este virus eran poco frecuentes, pero en los últimos años están aumentando notablemente. Está muy ligado a la presencia de varroa, como 

todos, pero también a carencias nutricionales por mala floración o excesiva carga de colmenas en el asentamiento.

Las pupas atacadas mueren, provocando una imagen de cría operculada “salpicada”, ya que suelen ser extraídas por las obreras, lo que dispersa también el virus.  Se aprecia claramente en las celdillas que las abejas están desoperculando por instinto de limpieza, o en las que ya han desoperculado. Es conveniente dotarse de unas pinzas de punta fina para poder sacar bien las pupas afectadas.

Celda con pupa atacada de cría ensacada
Celda con pupa atacada de cría ensacada, SBV, a medio desopercular por las abejas limpiadoras. Foto Pajuelo.
Celda con pupa atacada de cría ensacada
Celda con pupa atacada de cría ensacada, SBV,  Foto Pajuelo.
Celda con pupa atacada de cría ensacada,
Celda con pupa atacada de cría ensacada, SBV,  Foto Pajuelo.

Finalmente, otro virus que está aumentando su presencia en nuestros colmenares es el de la celda de reina negra, BQCV. Ataca solo a las pupas de reina, que perecen sin llegar a completar su desarrollo. Las pupas afectadas amarillean, para volverse marrón oscuro a negro finalmente, dejando manchas de esos colores oscuros en la pared interior de la celda.

 Pupa de reina atacada por el virus de la celda de reina negra,
Pupa de reina atacada por el virus de la celda de reina negra, BQCV. Foto Pajuelo.

Los criadores de reinas eliminan estas colmenas del proceso de producción.

Virus de las abejas adultas.

Los principales virus que atacan a las abejas adultas son los de la parálisis aguda, APV, y de la parálisis crónica, CPV. Hay datos publicados en otros países que certifican su aumento en los últimos años, y lo mismo podemos decir de España.

Como otros, está ligado a la presencia de varroa, o/y a serios problemas de nutrición o excesiva carga de colmenas en el asentamiento.

Se identifican por la presencia en la piquera, y en los panales, de abejas que inicialmente pierden la movilidad de las patas traseras, parte del pelo del tórax y del de las franjas del abdomen, y ennegrecen; y suelen ser rechazadas por las abejas de su colmena. Finalmente, no pueden moverse y quedan totalmente negras, muriendo delante de su colmena.

Abeja atacada por el virus de la parálisis aguda
Abeja atacada por el virus de la parálisis aguda, APV. Foto Pajuelo.

Para saber más:

Diversity and Global Distribution of Viruses of the Western Honey Bee, Apis mellifera. Review. Beuperaire y otros. Insects 2020, 11(4), 239; https://doi.org/10.3390/insects11040239

 

Not available in
This is not available in . You can go to the translated versions in these languages: